Que estructuras permiten la comunicación entre el oído medio y el interno

Share Button

RECEPTORES SENSORIALES:


La función de relación consiste en la capacidad que posee un ser vivo para detectar los cambios que se producen y responder a ellos. La sensibilidad es la facultad de percibir los estímulos. Los estímulos pueden ser externos o internos, y físicos o químicos. Según la procedencia del estímulo pueden ser interorreceptores: Recogen información sobre el estado de funcionamiento de los órganos internos. Exterorreceptores: Se sitúan sobre la superficie del cuerpo para captar estímulos externos. Según la naturaleza del estímulo: QUIMIORRECEPTORES: Sensibles a estímulos químicos (olfato y gusto). MECANORRECEPTORES: Sensibles a estímulos mecánicos (tacto, presión, sonido). FOTORRECEPTORES: Sensibles a la luz (vista). TERMORRECEPTORES: Sensibles a los cambios de temperatura (tacto).Los receptores sensoriales son los encargados de percibir la información y de convertirla en un impulso nervioso. Para que un estímulo consiga excitar a un receptor es preciso que tenga una intensidad mínima, llamada intensidad umbral.
Cuando el estímulo es persistente, los receptores sensoriales dejan de enviar impulsos nerviosos, o bien lo hacen con menor intensidad, pues se adaptan a él. Este proceso se llama adaptación sensorial. OJO:
El ojo es el órgano donde reside el sentido de la vista. El ojo está constituido por el globo ocular y por una serie de órganos accesorios o anejos. el globo ocular consta de tres capas:
Una externa, la esclerótica, que es rígida y proporciona protección; una media, la coroides, que contiene vasos sanguíneos; y la interna, retina, que es sensible a la luz. La córnea es una diferenciación transparente de la esclerótica; el iris es un diafragma pigmentario que regula el tamaño de la pupila, un orificio de entrada de la luz. Por detrás del iris se encuentra el cristalino, un lente que, con la colaboración de los músculos ciliares, puede variar la curvatura y enfocar los rayos luminosos sobre la retina. Entre la córnea y el cristalino hay una cámara anterior llena de humor acuoso, y entre el cristalino y la retina se encuentra otra cámara, el cuerpo vítreo, llena de humor vítreo
.
Los órganos anejos son aquellos que no sirven para ver pero que ayudan al ojo a cumplir su misión: las CEJAS: desvían el sudor. los PÁRPADOS: protegen el ojo y evitan que se deseque. las PESTAÑAS: tienen una doble función: por un lado tamizan la luz para disminuir su intensidad; por otro, apartan del ojo partículas que puedan ser dañinas. los MÚSCULOS OCULARES: dirigen la vista en una dirección concreta. las GLÁNDULAS LACRIMALES: mantienen la parte delantera del globo ocular húmeda; además, las lágrimas contienen una sustancia de acción antibiótica.

Oído

Los oídos son los órganos sensoriales que se alojan en las cavidades de los huesos temporales. El oído se divide en tres regiones: OÍDO EXTERNO, OÍDO MEDIO y OÍDO INTERNO. El oído EXTERNO está formado por el PABELLÓN AUDITIVO (la oreja, formada por cartílago) y el CONDUCTO AUDITIVO, que termina en el TÍMPANO, un repliegue de tejido epitelial. El oído MEDIO está alojado en una cavidad del cráneo, la caja timpánica.
Comunica con la faringe a través de la trompa de Eustaquio para equilibrar la presión en el interior y el exterior del oído. En la caja timpánica está la cadena de huesecillos:
martillo, yunque y estribo, que llegan hasta el oído interno. En el oído INTERNO o cóclea se localiza el vestíbulo y el caracol. El vestíbulo consta del utrículo, el sáculo y tres conductos semicirculares.
El caracol consta de tres canales llenos de líquido:

Rampa vestibular, rampa timpánica y, entres ambas, el conducto coclear

El piso del canal timpánico está formado por la membrana basilar, sobre la que está el órgano de Corti, que contiene miles de células ciliadas en contacto con la membrana tectoria.

Mecaniso de la audición

Las ondas sonoras entran por el oído externo, chocan con la membrana timpánica y la hacen vibrar. Las vibraciones se transmiten a través de la cadena de huesecillos a la ventana oval, la rampa vestibular, la rampa timpánica y acaban en la ventana redonda. Las vibraciones deforman las paredes de las rampa vestibular y timpánica, y también hacen vibrar la membrana basilar, que se mueve arriba y abajo. Este movimiento hace que las células ciliadas se muevan contra la membrana tectoria y se inclinen sus cilios. Este estímulo mecánico hace que las células ciliadas activen las neuronas del nervio acústico que transporta la información hasta el lóbulo parietal.







Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *