Arteria uterina

Share Button

FUNCIONES DEL SISTEMA CIRCULATORIO LINFÁTICO

El sistema circulatorio linfático desempaña tres funciones en el organismo:


Recogida y transporte de grasas. Las grasas resultantes de la digestión son absorbidas por los vasos quilíferos intestinales, que desembocan en el conducto linfático torácico, desde donde se incorporan lentamente al torrente circulatorio sanguíneo.

Drenaje de líquido intersticial. Los capilares linfáticos reabsorben el exceso de plasma intersticial y lo incorporan de nuevo a la circulación sanguínea a través de los conductos linfáticos derecho y torácico.

Formación de linfocitos. En los ganglios linfáticos se forman y maduran los linfocitos. Cuando hay una infección, los ganglios linfáticos aumentan su tamaño debido a la producción adicional de linfocitos para combatirla.

03 La salud y el sistema circulatorio

Las enfermedades del sistema circulatorio pueden afectar a la sangre, a la linfa, a los vasos sanguíneos, a los vasos linfáticos o al corazón.

Enfermedades que afectan a la sangre

Anemia

Es una enfermedad originada por una baja concentración de hemoglobina (< 12 g/dL), de eritrocitos (< 5 · 106/μL) o de hierro (< 50 μg/dL).

Como consecuencia, el aporte de oxígeno a los tejidos es insuficiente y se produce cansancio y fatiga ante cualquier actividad cotidiana.

Las causas de la anemia son muy variadas. Pueden deberse a malnutrición, a pérdidas de sangre o a factores hereditarios como las talasemias, trastornos consistentes en la destrucción prematura de eritrocitos por parte del enfermo.

En casos graves de anemia es necesario transfundir sangre al paciente


Leucemia

Es un tipo de cáncer de la médula ósea roja, tejido donde se forman las células sanguíneas


Se caracteriza por una proliferación de leucocitos anómalos que afectan al desarrollo de las células sanguíneas normales y funcionales.

Las células cancerosas se pueden propagar a otros órganos a través del torrente circulatorio


Enfermedades que afectan a la linfa

La enfermedad más conocida del sistema linfático es el linfoma, un tipo de cáncer que afecta a los ganglios linfáticos, aunque también puede atacar a otros órganos, como el hígado y el bazo. Tiene su origen en la acumulación de linfa y la proliferación de linfocitos anómalos dentro de los ganglios linfáticos.

El signo principal es el crecimiento no doloroso de un ganglio linfático o adenopatía, que solo se percibe si afecta a ganglios de zonas accesibles, como el cuello, las axilas o la ingle.

La presencia de una adenopatía no significa necesariamente que haya un linfoma, ya que los ganglios linfáticos también aumentan de tamaño durante los procesos infecciosos, de origen vírico o bacteriano. Un ejemplo de enfermedades infecciosas que cursan con inflamación de ganglios linfáticos son el sarampión y la mononucleosis infecciosa.


Enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos

Arteriosclerosis y aterosclerosis

Ambas enfermedades están relacionadas


La arteriosclerosis es el endurecimiento, pérdida de elasticidad y engrosamiento de las paredes arteriales. Suele ir acompañada del estrechamiento o estenosis de la arteria, lo que dificulta y restringe el flujo sanguíneo a través de la arteria afectada.

La aterosclerosis, por su parte, es un tipo de arteriosclerosis en la que la estenosis tiene su origen en la acumulación de placas de lípidos (grasas y colesterol) sobre las paredes arteriales.

Trombosis

Es la obstrucción del flujo sanguíneo por la presencia de un coágulo, denominado trombo, en el interior de un vaso sanguíneo. El tejido que se encuentra al otro lado del trombo deja de recibir sangre, lo que produce la muerte del mismo.

Las trombosis son especialmente peligrosas si tienen lugar en arterias cerebrales o en las coronarias. Cuando afectan a venas superficiales, se denominan flebitis.

Aneurisma

Es una deformación globosa de la pared de un vaso sanguíneo. En la zona del aneurisma, la pared está debilitada, de forma que, a medida que aumenta el tamaño del aneurisma, existe riesgo de rotura y hemorragia.

Los aneurismas más peligrosos se localizan en la arteria aorta o en los vasos cerebrales


Variz

Es una dilatación anómala en una vena, lo que se traduce en un retorno ineficaz de la sangre al corazón


Las varices más habituales se localizan en los miembros inferiores, aunque también pueden estar en órganos internos, como es el caso de las hemorroides, que afectan a las venas del recto y del ano.

Enfermedades que afectan a los vasos linfáticos

La enfermedad más conocida de los vasos linfáticos es el linfedema, un tipo de edema ocasionado por la obstrucción de los vasos linfáticos.

Provoca una acumulación de la linfa en los espacios que rodean las células en los tejidos (espacios intersticiales) y el resultado es la inflamación blanda y el aumento de tamaño de la zona afectada.

Es especialmente frecuente en las extremidades


Arritmias

Agrupa un conjunto de patologías cardíacas que afectan al ritmo cardíaco normal. Las más frecuentes son la taquicardia, la bradicardia y la fibrilación.

En la taquicardia, el ritmo cardíaco es anormalmente rápido, por encima de 100 latidos por minuto; en la bradicardia, por el contrario, el ritmo cardíaco es anormalmente lento, está por debajo de 60 latidos por minuto.

La fibrilación se caracteriza porque las contracciones de las cavidades del corazón se producen de forma caótica y descoordinada, por lo que no tiene lugar un bombeo efectivo de la sangre al sistema arterial.

Angina de pecho

Es un intenso dolor opresivo en el pecho originado por una isquemia, es decir, por un insuficiente aporte de sangre –y, en consecuencia, de oxígeno– a las células del miocardio.

Si no se trata adecuadamente, puede derivar en un infarto agudo de miocardio


Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *