Especies cadañegas

Share Button
las diferentes clases de calidad, tanto en forma de función, como de tabla o de gráficas.

Caracteres culturales: concepto y enumeración



el conjunto  de  carácterísticas  de  las  especies  forestales  cuyo  conocimiento  es  útil  para  su selvicultura, bien en la aplicación de tratamientos que aseguren la persistencia y estabilidad de sus masas, bien para su posible introducción por repoblación forestal.
Se trata de un conjunto de carácterísticas cuyo conocimiento y descripción requiere el auxilio de otras disciplinas, aparte de la propia Selvicultura, como son: Geografía; Anatomía y Fisiología vegetales; Climatología; Edafología; Ecología; Botánica; y Geobotánica.

Habitación; estación; temperamento; porte y enraizamiento; crecimiento; longevidad; y reproducción

.

Habitación

de una especie al área geográfica que ocupa. Se puede describir por las longitudes y latitudes extremas que alcanza la especie, y de forma totalmente precisa, mediante su representación cartográfica. Dentro de la habitación total y actual de una especie cabe distinguir entre: área natural, donde sus masas son naturales; área artificial; y área de asilvestramiento. En relación con el tamaño de la habitación, las especies forestales se clasifican en:
linneanas
,  aquellas  cuya  habitación  es  de  gran  extensión  (Pinus  sylvestris);  y jordanianas, de habitación reducida (Abies pinsapo). Otra consecuencia se refiere a una primera aproximación a la selección de especies para la repoblación forestal, si el lugar en estudio se encuentra dentro de la habitación actual de varias especies.

Estación

. descripción del conjunto de valores límites, del óptimo y de tolerancia, que toman los diferentes factores ecológicos abióticos en relación con la presencia y desarrollo de una especie forestal. Los factores a estudiar son:- climáticos: precipitaciones, temperaturas, vientos, humedad atmosférica, horas de sol.- edáficos: profundidad, permeabilidad, capacidad de retención de agua, fertilidad, reacción, salinidad, caliza activa.- fisiográficos: altitud, pendiente, exposición. El estudio de la estación de una especie nos permite calificarla en función de su comportamiento respecto de los factores ecológicos, por ejemplo, como: xérófila, termófila, frugal, resistente a la impermeabilidad, no calcífuga, halófita, etc…

Temperamento

. descripción del comportamiento del desarrollo de sus individuos jóvenes en relación con la existencia próxima de otros individuos de mayor tamaño de su misma o distinta especie, que modifican las condiciones macroclimáticas de la estación, especialmente las radiaciones, y que introducen un factor de competencia o competición.  

Clasificación según su temperamento


Especies de luz

(intolerantes o de temperamento robusto): son las que alcanzan su máximo desarrollo en condiciones de iluminación completa, mientras que bajas reducciones de ésta le provocan decaimiento (Pinus halepensis, Pinus pinaster, Populus sp.)

Especies de media luz

(Pinus sylvestris, Pinus uncinata, Quercus suber, Quercus ilex, Quercus faginea).
Especies de sombra (tolerantes o de temperamento delicado): son las que encuentran las condiciones más favorables para su desarrollo bajo importantes reducciones de la insolación total, mientras que en condiciones de insolación completa se ven perjudicadas en su fisiología (Abies alba, Fagus sylvatica, Carpinus betulus)

Especies de media sombra

(Pinus nigra, Abies pinsapo, Castanea sativa, Acer sp.)

Factores que determinan el temperamento de las especies

son de tipo fisiológico y se identifican por diferencias de tipo anatómico, especialmente en el limbo de las hojas. Desde el punto de vista funcional las plantas que sobreviven en ambiente de alta competencia por la luz y por la humedad deben ser más eficientes en relación con las que decaen o mueren en este ambiente en: mantener una mayor superficie fotosintética en la hoja; tener una fotosíntesis más eficiente por unidad de superficie foliar; mantener grados menores de respiración por unidad de superficie foliar; controlar más eficazmente la pérdida de agua; convertir una gran parte de los productos de la fotosíntesis en crecimiento radicular y foliar; absorber agua con mayor eficacia..

Las hojas de las especies de sombra

Limbos más delgados; menos lobuladas y mayor superficie fotosintética por unidad de hoja; epidermis más finas; menos parénquima en empalizada y más parénquima lagunar; menos tejidos conductores y de soporte; menor densidad de estomas; mayor cantidad de clorofila total por unidad de superficie; menor cantidad de carotenos por unidad de superficie.

Los tejidos foliares de las especies de luz

Limbos más gruesos; mayor lobulación o formas aciculares; epidermis gruesas; mayor espesor del parénquima en empalizada; mayor densidad de nervaduras; mayor densidad de estomas; menor cantidad de clorofila por unidad de superficie; mayor cantidad de carotenos por unidad de superficie.  Las especies de luz les permite una mayor defensa de los cloroplastos frente a las fuertes radiaciones y una transpiración más activa para regulación térmica, la  actividad fotosintética requiere mayor iluminación. Las especies de sombra las copas son densas, con profusa ramificación y foliación, y disposición horizontal de las hojas, al contrario que en las especies de luz. Resumiendo, las diferencias morfológicas y funcionales relativas a las hojas se manifiestan:, entre hojas de especies de distinto temperamento. Dentro de ejemplares de la misma especie, en función de su edad. Son más de “sombra” las hojas de los individuos jóvenes.  dentro del mismo ejemplar, entre hojas de la parte superior e inferior de la copa. Las hojas del tercio superior de la copa son más de “luz”; también pueden encontrarse diferencias morfológicas, y por tanto funcionales, entre hojas con diferente  exposición  dentro  de  la  copa  de  un  mismo  pie,  y  situadas  a  la  misma   Variaciones del temperamento.

Duración del período vegetativo

– Al acortarse el período vegetativo dentro de la habitación de una determinada especie, al crecer la latitud, la especie tiende a ser más intolerante. El pino silvestre que en España se clasifica globalmente como especie de media luz, se convierte en totalmente intolerante en el centro y norte de Europa.  

Intensidad media local  de  la  luz.-

A  latitud constante, algunas estaciones dentro de la habitación de una especie pueden ver reducida la insolación total, bien por nubosidades muy constantes, bien por exposición a umbría. En esta situación los individuos de la especie tienden a ser más intolerantes. El pino silvestre en las umbrías del Sistema Ibérico, tiene un comportamiento más de luz que en las solanas. La reducción artificial de radiación inducida por los tubos protectores en plantas de repoblación, produce estructuras foliares “más de sombra”.

Condiciones de calidad de la estación

– A igualdad de latitud y exposición, las estaciones de gran  calidad  dentro  de  la  habitación  de  una  especie  permiten  a  sus  individuos  un comportamiento más tolerante, al plantearse en estas situaciones la competencia con menor intensidad.-

Edad del arbolado.-

Al ganar en edad, los árboles tienden a la intolerancia. Todos los individuos requieren plena iluminación para completar su desarrollo. Los que pertenecen a especies típicamente tolerantes pueden soportar durante más de 50 años la reducción de la iluminación, manteniendo un crecimiento muy lento, para retomarlo al llegar la puesta en luz, como por ejemplo el haya y el abeto. Las especies de temperamentos intermedios, como la encina o los robles, se benefician en los primeros años de la presencia de la cubierta, pero enseguida reclaman total iluminación. Las especies totalmente intolerantes, como el pino carrasco o el rodeno, decaen y mueren en un plazo de uno a dos años si no se ven libres de la sombra.

Consecuencias selvícolas del temperamento

. 1.- Bajo la cubierta de especies de luz la vegetación accesoria tiende a ser muy abundante. Bajo  la  cubierta  cerrada  de  especies  de  sombra únicamente proliferan especies extremadamente esciadófilas. 2.- La poda natural es más rápida y activa en las especies de luz, incluso en individuos aislados. 3.- La intensidad de las cortas de regeneración deberá ser menor en masas de especies de sombra. 4.- El crecimiento longitudinal en las primeras edades es mucho más rápido en las especies de luz. 5.- La densidad de las masas naturales tiende a ser mayor en las especies de sombra que en las de  las  de  luz. 6.- Tras una corta que reduce sensiblemente la espesura, los ejemplares de especies de sombra, aún cuando sean dominados o comprimidos, responden fácil y rápidamente mejorando su crecimiento diametral y longitudinal, mientras que los pies dominados de especies de luz tardan o no se recuperan. 7.- La determinación del temperamento de las especies se puede realizar a través de la observación de: la densidad de la copa; la estructura de los parénquimas foliares y de la densidad de estomas; por la evolución de la poda natural; por el número de órdenes en la ramificación; y por la rapidez del crecimiento longitudinal juvenil.

Porte

. la forma que adopta su parte aérea. Cada especie posee un porte específico o natural que es el que corresponde a un individuo que vive aislado, en condiciones normales de estación, dentro de su habitación, y sin que haya sido alterado por la acción del hombre u otros elementos (viento, nieve, granizo, rayo, plagas, enfermedades o animales). Por porte forestal se define la forma que adopta un individuo que ha vivido en espesura y en las mismas circunstancias exigidas para el porte específico. Los elementos de definición del porte son: forma de la copa; y longitud del fuste. En relación con la forma de la copa, las formas más frecuentes son:-
piramidal o cónica, como los abetos, algunos pinos o el aliso.-
globosa u ovoide, como el pino piñonero en monte bravo y muchas frondosas.-
columnar, fastigiada o fusiforme, como el chopo lombardo o el ciprés.-
aparasolada, como el pino piñonero en fustal o las acacias subtropicales.-
lobulada o irregular, como el pino carrasco en fustal y muchas frondosas.-
llorón, como Salix babylonica, algunos cedros y algunas sabinas y enebros y otras cupresáceas en fustal. Las variaciones del porte, dentro de una misma especie, se producen por causa de:- La intensidad de las radiaciones de onda corta.- Los portes más esbeltos se corresponden con latitudes o lugares con reducción de radiaciones de onda – Espesura.- Es elemento diferenciador entre el porte específico y el porte forestal. A mayor espesura corresponden portes más esbeltos en la forma de la copa.- Edad.- En muchas especies la forma de la copa cambia con la edad, tendiendo normalmente a formas más globosas, irregulares o asimétricas.- Viento.- Origina el porte en bandera.- Enfermedades, plagas y pastoreo.- En función del daño recibido por la copa se producen variables deformaciones. Por ejemplo, los daños producidos por Rhyacionia sobre los pinos dan fustes en bayoneta.Las consecuencias selvícolas:
1.-paralización del crecimiento en altura o efecto de la coronación, que se produce por causas fisiológicas y estacionales en todas las especies, es indicada por un inicio de cambio en la forma de la copa. A partir de este momento el crecimiento es únicamente diametral, lo que tiene interés en los tratamientos y en la evaluación de la espesura. 2.- A igualdad de edad, la altura en el porte específico y en el porte forestal, tienden a ser iguales. Por eso la correlación entre altura y edad, dentro de la misma especie es buen indicador de la calidad de estación. 3.- Conocer la forma de la copa es útil en repoblación forestal, a efectos de determinar densidades  iniciales  de  plantación  o  siembra,  y  más  específicamente  es  importante  este conocimiento en jardinería y selvicultura urbana, para evitar, con la  correcta elección de especies, podas inconvenientes.

Enraizamiento

.Es la descripción de la forma del sistema radical de las plantas,  que  la  adopta  en  función  de  su  propia  anatomía  y  fisiología,  con  importantes modificaciones por razón del tipo de suelo. Estas deformaciones y la dificultad de observación directa de los sistemas radicales, complican la definición de tipos y la asignación de las especies a los mismos. Al igual que para el porte, se pueden definir dos tipos de enraizamiento: específico y forestal. Las dos funciones fundamentales son: el anclaje firme del árbol en el suelo; y la absorción de agua y nutrientes. En el anclaje está involucrado todo el sistema radical, mientras que la absorción se efectúa principalmente a través  de  los  ápices  de  las  innumerables  raíces  no  leñosas.  Otras  funciones  son: el almacenamiento de carbohidratos y otras sustancias; la síntesis de compuestos orgánicos; la secreción de productos del metabolismo; y la generación de brotes en algunas especies. 1º tipo: Raíz principal penetrante y profunda con las secundarias poco desarrolladas. Quercus robur, Q. Pétrea, Q,suber. 2º tipo: Tanto la raíz principal como las secundarias son penetrantes y profundas. Abies alba, A. Pinsapo, Pinus sylvestris, Castanea sativa. 3º tipo: La raíz principal poco desarrollada y las secundarias verticales y profundas Pinus nigra, Quercus ilex, Q. Faginea. 4º tipo: Raíz principal y secundarias poco profundas pero desarrolladas, en conjunto sistema radical reducido. Fagus sylvatica, Fraxinus sp., Acer sp. 5º tipo: Todas las raíces son muy someras. Pícea abies, Populus sp. – la profundidad total del enraizamiento es muy variable con el clima, tipo de suelo, freatismo, y carácterísticas de las especies. – la expansión lateral de los sistemas radicales también es muy variable. – el volumen ocupado dentro del perfil por el sistema radical, en condiciones normales, es del orden del 10 al 25% del volumen ocupado por la copa. El crecimiento de las raíces está regulado por los siguientes factores: temperatura del suelo, que debe ser superior en la mayor parte de las especies a 10C; contenido de humedad en el suelo, que ha de ser superior al punto de marchitez; aireación suficiente para permitir la respiración; y capacidad de la planta para producir raíces, ligada a existencia de una cantidad suficiente de hidratos de carbono. En el momento de la germinación, el crecimiento de la radícula es muy activo, especialmente en las especies de luz y en aquellas con semillas de gran tamaño.El crecimiento de las raíces dentro del año presenta dos máximos relativos centrados en primavera y otoño, con paralización invernal, En comparación con el crecimiento de los tallos, el crecimiento radical tiene un período anual mucho más largo en la mayor parte de las especies. Los  enraizamientos de  las  especies forestales pueden tener modificaciones por las siguientes causas:- Profundidad del suelo.- Los sistemas radicales se adaptan, se dice que son plásticos, a la profundidad del suelo definida por la presencia de roca consistente, o de horizontes o capas impermeables por causa de la textura, o de encharcamientos permanentes, de forma diferente según las especies. Estas limitaciones a la profundización del enraizamiento tienen efecto sobre el porte de los pies, dando lugar a menores alturas al alcanzarse antes la coronación, lo que refleja una menor calidad de estación. Además, la limitación de profundidad agrava los riesgos de derribo por la nieve o el viento. Las limitaciones de profundidad edáfica impuesta por la presencia de alta pedregosidad o de roca fracturada, limita la altura del arbolado pero no, necesariamente, implica menor resistencia frente al derribo.- Fertilidad del suelo.- A igualdad de especie, en los suelos fértiles y húmedos, en general con buenas propiedades edáficas, los sistemas radicales tienden a ser más recogidos.- Competencia o espesura.- El enraizamiento forestal tiende a ser más limitado lateralmente y más profundo que el enraizamiento específico – Plagas y enfermedades o predación.- La acción de insectos (elatéridos, melolontinos, …) o de hongos (Armillaria, Phytophthora, …), también de los topos, puede deformar los sistemas radicales.-  Edad.-  La  edad  del  árbol  va  modificando  la  forma  del  sistema  radical,  aumentando gradualmente su complejidad. Las consecuencias selvícolas derivadas del estudio del enraizamiento más importantes pueden resumirse en los siguientes puntos: 1.- La forma y plasticidad del sistema radical puede condicionar y ayudar en la elección de especie para la repoblación forestal, en función de las carácterísticas del suelo y del objetivo de la repoblación. 2.- El mantenimiento de alta espesura en las primeras edades de una masa, independientemente de su origen, puede favorecer la profundización de los sistemas radicales. 3.- Tiende a producirse un mejor aprovechamiento del espacio edáfico por las masas irregulares, al reducirse la competencia a la misma profundidad. 4.- La forma y plasticidad de los sistemas radicales en las edades jóvenes de las distintas especies, condicionan los métodos de cultivo en vivero forestal y de trasplante.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *