Todas las células humanas son iguales

Share Button

El sistema endocrino


Participa junto con el sistema nervioso, los órganos de los sentidos y el aparato locomotor en la función de relación. Está formado por unos órganos llamados glándulas endocrinas repartidas por diferentes partes del cuerpo, que producen una sustancias químicas llamadas hormonas, que se distribuyen a diferentes lugares del cuerpo mediante la sangre y en esos lugares ( llamadas células o tejidos diana ) se realiza su función o respuesta específica.
Las hormonas activan, detienen, aceleran o retrasan muchos de los procesos de las células diana. Regulan el metabolismo, el crecimiento, el equilibrio de iones y agua, la reproducción, el comportamiento, etc. Cada una actúa en un determinado momento y en un determinado lugar, según las necesidades. Actúan en cantidad muy pequeña, y el efecto que producen suele ser más lento, progresivo y duradero que los producidos por el sistema nervioso.


El hipotálamo y la hipófisis


El hipotálamo es el principal centro de integración entre el sistema endocrino y el sistema nervioso. Se sitúa en el cerebro y actúa mediante señales nerviosas y ciertas hormonas ( llamadas factores liberadores y factores inhibidores ), sobre otra estructura del cerebro llamada hipófisis, que a su vez libera hormonas hipofisarias a la sangre, que actúan sobre otras glándulas endocrinas ( como el tiroides o las gónadas ). Estas, por último, producen hormonas que actúan de forma específica sobre las diferentes células del cuerpo. La hipófisis está situada bajo el hipotálamo unido a este.

Regulación de la secreción de hormonas


El momento en el que se producen las hormonas y la cantidad que se secreta de estas está muy controlado, y suele ser regulado mediante un sistema de control llamado retroalimentación negativa. Este consiste en que un exceso de hormonas ( o de su factor liberador ) inhibe ( detiene o disminuye ) la secreción de dicha hormona en la sangre y no cesen sus efectos


Principales glándulas endocrinas y hormonas que producen


a) Hipófisis: produce las siguientes hormonas:
  • Hormona de crecimiento ( GH ): estimula el crecimiento de casi todos los tejidos del cuerpo, pero sobre todo sobre el esqueleto
  • Tirotropina ( TSH ): estimula la producción de las hormonas del tiroides
  • Gonadotropinas ( Son las hormonas FOLículoestimulante FSH Y la luteinzante LH ): actúan sobre los ovarios y los testículos
  • Adrenocorticotropa ( ACTH ): hace que las glándulas suprarrenales secreten sus hormonas
  • Prolactina: estimula el crecimiento de las glándulas mamarias y la producción de leche
  • Antidiurética ( ADH ): reduce la cantidad de agua eliminada en la orina, para evitar la deshidratación, actúa sobre los riñones
  • Oxitocina: activa las contracciones del útero en el parto, y tras el nacimiento estimula la expulsión de leche en las glándulas mamarias de la madre


b) En otras glándulas del cuerpo:
  • Gónadas:
  • Ovarios, produce:
  • Estrógenos ( como el estradiol ), que desarrollan los caracteres sexuales femeninos
  • Progesterona: prepara el útero para la gestación
  • Testículos: produce testosterona, que interviene en la producción de espermatozoides y en el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios
  • Tiroides, situada en el cuello, delante de la tráquea, produce:
  • Hormonas T3 y T4: aumenta el metabolismo celular, el consumo de oxígeno, la síntesis de proteínas y el uso de la glucosa
  • Calcitonina: favorece el depósito del calcio de la sangre en los huesos, disminuye su cantidad en la sangre
  • Paratiroides: son cuatro pequeñas glándulas unidas al tiroides, produce la hormona para tiroidea que aumenta la cantidad de calcio en la sangre al producir su liberación desde los huesos


  • Páncreas, glándula mixta, endocrina y exocrina, produce:
  • Insulina: disminuye la cantidad de glucosa en sangre, al favorecer su entrada en las células para que sea almacenada en ellas o utilizada como fuente de energía. Sobre todas las células del hígado y músculos
  • Glucagón: aumenta la cantidad de glucosa en sangre al pesar esta desde las células, donde está almacenada en forma de glucógeno, un polisacárido energético, a la sangre
  • Glándulas suprarrenales: son dos, y están sobre los riñones. Presentan una corteza, zona externa, y una médula, zona interna, producen:
  • Cortisol: producido en la corteza, promueve la síntesis de glucosa y la degradación de grasas y proteínas. Es la hormona del estrés y actúa frente a infecciones o traumatismos
  • Adrenalina: producida en la médula, produce un aumento del ritmo cardíaco y respiratorio, y la actitud muscular inversa, refuerza la acción del S.N.A.


El aparato locomotor


El aparato locomotor o sistema musculoesquelético es el responsable del movimiento de nuestro cuerpo, el aparato locomotor está constituido por:
  • Sistema esquelético: formado por los huesos, las articulaciones y los ligamentos, que son fibras de tejido conjuntivo que unen los huesos entre sí. Sus principales funciones son:
  • Intervenir en el movimiento del organismo
  • Tienen función esquelética, ya que se da forma y sostiene al cuerpo
  • Protección de los órganos internos, como el encéfalo y la médula espinal
  • Almacenan calcio y fósforo, que pueden ser liberadas a la sangre
  • La médula ósea, que se encuentra dentro de los huesos, produce células sanguíneas como globos rojos, blancos y plaquetas
  • Sistema muscular: formado por los músculos esqueléticos, que se unen a los huesos mediante los tendones, fibras de tejido conjuntivo


El sistema esquelético


Los huesos son los órganos que forman dicho sistema. Están vivas y formadas por colágeno y por sales de calcio y fósforo, que le proporcionan dureza y resistencia.
Partes de un hueso:
  • Epífisis: son los extremos de los huesos largos. Son muy ligeras porque están formados por tejido óseo esponjoso. Es la zona que se acopla en la articulación. El espacio que deja el tejido óseo esponjoso está la médula ósea roja, encargada de la producción de células sanguíneas
  • Diáfisis o caña: es la parte alargada del hueso que está entre las epífisis. Está formada por tejido óseo compacto, lo que proporciona rigidez al hueso. Contiene bastantes nervios y capilares, en la parte central de la diáfisis está la cavidad medular, que contiene un tejido adiposo que contribuye la médula ósea amarilla.


  • Hetáfisis: es la zona de uníón entre la epífisis y la diáfisis. En épocas de crecimiento contiene cartílago, que será reemplazado posteriormente por tejido óseo y ya no se crece más en altura.
  • Apófisis: son los salientes del hueso, donde se insertan los músculos, ligamentos y tendones
  • Periostio: es una membrana que recubre el hueso, aunque no está presente en las articulaciones, ya que está sustituida por el cartílago, que protege del rozamiento
  • Endostio: membrana de tejido conjuntivo, que recubre la cavidad medular


Clasificación de los huesos según su forma


  • Largos: se encuentran en los miembros superiores, brazo y antebrazo, y en los inferiores, muslo y pierna, tienen forma cilíndrica informan palancas. Su principal función es la de realizar movimientos, por ejemplo el fémur
  • Alargados: son parecidos a los huesos largos, pero no tienen cavidad medular, por ejemplo las costillas
  • Planos: son huesos grandes con función protectora como por ejemplo los huesos del cráneo
  • Cortas: de forma cúbica y pequeños. Constituyen la estructura con movimiento complejo donde su forma les permite amortiguar los choques, por ejemplo los huesos de las muñecas de las manos
  • Irregulares: de forma variada, como las vértebras, los huesos de la cara o los del oído


Las articulaciones


Son las estructuras por las que entran en total dos o más huesos, unidas por un tejido. Permiten que el esqueleto rígido adopte distintas posiciones. Todas las articulaciones se compone de los siguientes elementos:
  • Superficie articular: zona por la que están en contacto los huesos
  • Cartílago articular: recubre la superficie articular en impide que rocen en los huesos
  • Ligamentos articulares: unen los huesos que intervienen en las articulaciones
  • Móviles o diartrosis: permite muchos tipos de movimientos, ya que los huesos no entran en contacto, ya que están separados por una lámina cartilaginosa. El líquido sinovial contenido en la bolsa sinovial se encarga de lubricar la zona y de amortiguar los golpes. En las rodillas también presentan meniscos.


  • Además, la articulación está reforzada para ligamentos. Ejemplos como la rodilla, la muñeca, el tobillo, el codo, el hombro o la cadera
  • Semimóviles o anfiartrosis: permiten cierta movilidad. Interviene, junto con los huesos, disco de cartílago que separa los huesos y ligamentos que los hijos están como por ejemplo las vértebras, separadas por discos intervertebrales que le proporciónó algo de movilidad y amortiguan la choca cuando se produce presión en la columna vertebral
  • Inmóviles o sin artrosis o suturas: no permiten el movimiento de los huesos, los huesos se unen mediante el bordes dentados, con entrantes y salientes como si fuera un puzzle, lo que les confiere una uníón muy sólida por ejemplo los huesos del cráneo


El sistema muscular


Está formado por músculos, unos órganos que tienen la capacidad de contraerse y relajarse, y así desplazarse al hueso que están unidas, produciendo el movimiento de diferentes partes de nuestro cuerpo. Todos los músculos que forman parte del aparato locomotor están constituidos por tejido muscular estriado o esquelético, y responden a los estímulos de un modo voluntario y rápido, controlados por el sistema nervioso central. El músculo está constituido por unas fibras formadas por asociación de varias células plurinucleadas, y rodeado de una capa de tejido conjuntivo, denominada endomisio. Las fibras musculares se agrupan en fascículos rodeados, a su vez, por otra capa de tejido conjuntivo llamada perimisio. Varios fascículos se unen para formar el músculo, rodeado por otra capa de tejido conjuntivo más grueso, el epimisio. Al reunirse estás en vueltas conjuntivas en los extremos de los músculos, se transforman en los tendones, que son el punto de uníón de los músculos a los huesos.


Los vasos sanguíneos y linfáticos llegan al músculo a través del tejido conjuntivo, ya que las células musculares necesitan realizar la respiración celular para obtener energía para hacer la contracción muscular. Al contraerse un músculo, aumenta de grosor y disminuye la distancia entre los tendones de sus extremos, tirando del hueso y movíéndolo, lo que hace girar en la articulación. Cuando se relaja, se alarga y el hueso vuelve a su posición inicial. Los movimientos se deben a la acción conjunta de dos o más músculos agonistas que actúan en el mismo sentido, o antagonistas, si lo hacen en sentido opuesto. Así, si uno se contrae, el otro se relaja y viceversa. Este tejido muscular se llama estriado por el aspecto que presenta al ser visto por el microscopio óptico


Tipos de músculos


  • Fusiformes o alargados: con forma de hueso, más ancha en la zona central y finos en los extremos. Intervienen en la realización de movimientos. Cuando en el extremo hay más de un tendón se llama bíceps, tríceps o cuádrices
  • Orbiculares: con forma de anillo, rodeando un orificio, por ejemplo en los músculos orbiculares de los párpados o los esfínteres.
  • Planos: con forma triangulares cuadrada, recubren y protegen los órganos, por ejemplo, el resto del domingo el pectoral mayoral


Enfermedades del aparato locomotor

  • Osteoparosis: pérdida progresiva de masa ósea que debilita los huesos, haciéndolos más quebradizo. Se producen por una falta de mal de mí extracelular de colágeno sobre la que se tiene que acumular el fósforo cálcicos. Es un proceso normal durante el envejecimiento, que se puede agravar el con los cambios hormonales de la menopausia.
  • Artritis: inflamación de una articulación, con dolor.
  • Artrosis: dolor en las articulaciones por degeneración de los cartílagos de las articulaciones, normalmente asociados a la edad. Produce dolor y de formación de la articulación.
  • Raquitismo infantil: escaso crecimiento y debilidad de los hueso por falta de vitamina D, calcio o el fósforo en la dieta.


Lesiones del aparato locomotor

No la sufren solo los deportistas o cuando hacemos ejercicio. Pueden derivarse de una mala postura, una carga decisiva, una enfermedad, la edad, el sobrepeso…
a) Lesiones óseas: afecta a los huesos, se suelen producir por un golpe o por osteoparasis
  • Fisuras: grietas que se producen en los huesos sin que llegue a separarse una parte. Una rotura parcial del hueso.
  • Fractura: rotura total del hueso. Puede ser:
  • Fractura interna: el hueso no atraviesa la piel.
  • Fractura externa: el hueso atraviesa la piel y queda al descubierto.


b) Lesiones musculares:
  1. Con tu lucíón muscular: producida por un golpe que comprime el músculo contra el hueso. Causa dolor al estirar el músculo y un edema inflamatorio.
  2. Contracturado. Se produce una contracción permanente involuntaria del músculo, produciendo una tensión del músculo aún en estado de relajación. El músculo no se relaja, y la zona se mantiene dura y abultada.
  3. Calambre: contracción involuntaria de uno o varios músculos con dolor leve o intenso que puede hacer que esos músculos se endurezcan. Se puede producir por una insuficiente oxigenación del músculo por la pérdida de líquidos y sales minerales como consecuencia de un sobre esfuerzo.


  1. Desgarro muscular o tirón muscular: rotura de varias fibras musculares por un golpe o por un sobre esfuerzo, además de la rotura de los vasos sanguíneos que recorren el músculo, provocando una hemorragia. Causa un dolor intenso que impide contraer el músculo.
  2. Agujetas: la teoría más aceptada es que se deben al microrroturas de fibras musculares.
  3. Tendinitis: inflamación de un tendón debido a una sobrecarga, un golpe, o la edad.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *