Derecho empleo

Share Button

D. HUESOS PROPIOS DE LA NARIZ Y UNGUIS:


Son los más delgados y frágiles de todo el cuerpo

— HUESOS UNGUIS O LAGRIMALES: son pequeños y delicados huesos que se sitúan en la parte anterior del lado interno de cada órbita, por detrás de la apófisis frontal del maxilar.  Es apropiado el término lagrimal, porque los huesos unguis se asocian con los conductos lagrimales.

Cada hueso unguis se articula con 2 huesos craneales (frontal y etmoides) y con 2 huesos faciales (maxilar y hueso propio de la nariz adyacente).

— HUESOS PROPIOS DE LA NARIZ: son 2 huesos fusionados que forman el puente de la nariz y tienen unos huesos nasales muy prominentes. Gran parte de la nariz está formada por cartílago.  Los huesos propios de la nariz se encuentran situados por delante y en la parte superointerna de la apófisis frontal del maxilar y por debajo del hueso frontal.

NASIÓN:

es una marca topográfica de superficie que está en el punto de la uníón de los 2 huesos nasales con el hueso frontal.

Cada hueso nasal se articula con 2 huesos del cráneo (frontal y etmoides) y con 2 huesos faciales (maxilar y hueso nasal adyacente).

E. CORNETES NASALES INFERIORES:


se encuentran dentro de la cavidad nasal.
Estos 2 huesos se proyectan desde las paredes externas de la cavidad nasal a cada lado y se extiende medialmente. Hay 3 pares de cornetes nasales. Los pares superior y medio son parte del hueso etmoides, mientras en el par inferior son huesos faciales separados. Los 3 pares de cornetes nasales dividen las cavidades nasales en varios compartimentos irregulares que tienden a romper o mezclar la corriente de aire que llega a las cavidades nasales antes de que alcancen los pulmones.

Cada cornete nasal inferior se articula con 1 hueso craneal (etmoides) y con 4 huesos faciales (maxilar, unguis y palatino).


F. HUESOS PALATINOS:


son difíciles de visualizar porque se localizan internamente y no son visibles desde el exterior. Cada hueso palatino tiene una forma de L. La porción vertical de la L se extiende hacia arriba entre un maxilar y el ala interna de la apófisis pterigoides del hueso esfenoides. La porción horizontal de cada una de las L forman la porción posterior del paladar duro. La punta más superior del palatino puede observarse en la cara posterior de la órbita.

Cada palatino se articula con 2 huesos craneales (esfenoides y etmoides) y 4 huesos faciales (maxilar, cornete nasal inferior , vómer y palatino).

G. TABIQUE NASAL ÓSEO:


2 huesos, el etmoides y el vómer forman el tabique nasal óseo. Este tabique está formado en la parte superior por la lámina perpendicular del hueso etmoides, y en la parte inferior, por el vómer. En la parte anterior del tabique nasal es cartilaginoso y se denomina cartílago septal.

H. VÓMER:


El hueso impar vómer (que significa ‘’reja de arado’’) es un hueso delgado, de forma triangular, que forma la parte inferoposterior del tabique nasal. Las superficies del vómer están marcadas por pequeñas depresiones a modo de surco para los vasos sanguíneos. Un tabique nasal desviado describe la afección clínica en la que el mismo está desplazado con la relación a la línea media de la nariz. Una desviación importante puede bloquear por completo el paso del aire a través de las fosas nasales, lo que hace imposible la respiración a través de ellas.

El vómer se articula con 2 huesos craneales (esfenoides y etmoides) y 4 huesos faciales (huesos palatinos derecho e izquierdo y maxilares derecho e izquierdo). También se articula con el cartílago septal


3.2. SENOS PARANASALES:


Las grandes cavidades llenas de aire de los senos paranasales se denominan senos nasales accesorios porque se encuentran revestidos por una membrana mucosa que se continúa con la cavidad nasal. Estos senos se dividen en 4 tipos, de acuerdo con los huesos que contienen:

1. MAXILAR (2)

2. FRONTAL (POR LO GENERAL 2)

3. ETMOIDES (MUCHOS)

4. ESFENOIDES (1 O 2)

Los senos paranasales comienzan a desarrollarse en el feto pero solo los senos maxilares muestran una cavidad definitiva en el nacimiento. Los senos frontales y esfenoidales comienzan a ser visibles en las radiografías a los 6-7 años. Los senos etmoidales son los últimos en desarrollarse.

A. SENOS MAXILARES:


Son estructuras pares que se localizan en el interior del cuerpo de cada hueso maxilar. Cada seno maxilar tiene una forma parecida a una pirámide en una vista frontal. Lateralmente, tiene un aspecto más cúbico. Miden entre 3-4 cm. Sus pareces óseas son delgadas.

B. SENOS FRONTALES:


se localizan entre las tablas interna y externa del cráneo, por detrás de la glabela (rara vez llegan a contener aire antes de los 6 años de edad). Rara vez son simétricos. Suelen estar separados por un tabique o estar ausente. Existen 2 cavidades que varían en tamaño y forma (mayor tamaño en hombres). Pueden ser únicos, ya sea en el lado derecho o en el izquierdo, pueden hallarse en parejas o pueden estar ausentes.


C. SENOS ETMOIDALES:


se hallan contenidos en el interior de las masas laterales o laberintos del hueso etmoidal. Estas celdillas aéreas se agrupan en grupo anterior, medio y posterior, pero todas ellas se intercomunican.  Cuando se visualizan desde el lado, los senos etmoidales anteriores parecen llenar órbitas. Ello se debe a que parte de los senos etmoidales se hallan contenidos en las masas laterales del hueso etmoides, que ayuda a formar la pared interna de cada órbita.

D. SENOS ESFENOIDALES:


Se sitúan en el cuerpo del hueso esfenoides directamente por debajo de la silla turca. El cuerpo del esfenoides que contiene estos senos es cúbico, y frecuentemente se halla dividido por un tabique delgado para formar dos cavidades. No obstante, este tabique puede ser incompleto o estar ausente por completo, lo que da lugar a una cavidad única. Dado que los senos esfenoidales se hallan muy próximos a la base o suelo del cráneo, en ocasiones pueden identificarse procesos patológicos de la base del cráneo por afectación de estos senos.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *